ÚLTIMOS TEMAS
EN LINEA
CRÉDITOS
NOTICIAS
Últimos temas
» Cierre de temas
Lun Oct 10, 2016 8:41 pm por Lolo

» La primera impresion es la mas importante... (Slaven)
Mar Sep 13, 2016 4:47 pm por Slaven Krulčić

» PearlHook University [Normal]
Jue Jun 25, 2015 10:26 pm por Invitado

» The Sound Of Wind - Normal
Lun Jun 08, 2015 3:59 pm por Invitado

» Expedientex {Elite REABIERTO!
Mar Mayo 26, 2015 9:17 am por Invitado

» ¿Se ha muerto?
Lun Mayo 25, 2015 3:38 pm por Františka Von Metzger

» Jugando con la primavera [Darko M. Corluka]
Dom Mayo 10, 2015 4:27 am por Darko M. Corluka

» Colegio Santa Clara Rol - Élite
Jue Abr 30, 2015 7:49 pm por Invitado

» Precious Graphics [afiliacion normal]
Dom Abr 12, 2015 10:16 pm por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 24 el Vie Feb 27, 2015 10:12 pm.
Las imágenes, las tablas y el Skin fueron hechos exclusivamente para Dubrovnik. Todo el contenido escrito fue realizado por la Administración de este foro. Agradecemos a Glintz por su ayuda y sus tutoriales, a Tympanus por la base de códigos para realizar las pestañas en el header.

¡¡Gracias Invitado por unirte al foro!!
Ɵ ¡Apertura del foro! 25/02
Ɵ ¡Primera limpieza próximamente!
Ɵ Noticia 00/00
Hermanos
(5/6)
Afiliados Elite (Cerrados)
(48/48)
The New York City KNOCKTURN ALLEY 1zp6r0z.jpg Image and video hosting by TinyPic Expectro Patronum Second star to the right
Directorio
(4/6)

Home, sweet home [Bianca]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Home, sweet home [Bianca]

Mensaje por Ian S. Benedetti el Dom Mar 01, 2015 3:41 pm

Antes de salir rumbo al aeropuerto, nos entregaron en mano nuestros nuevos pasaportes y documentos de identidad. Mi nuevo nombre sería Ian Sebastian Benedetti, al menos se daban el lujo de dejar mi nombre real como una segunda opción. Lancé un pequeño vistazo hacia el documento de mi esposa y asentí ante el “Bianca” que mis cúpulas celestes me dejaban divisar, debía de admitir que era bastante extraño tener que acostumbrarnos a nuevos nombres. Le dí un largo trago al botellón de agua, ya que mi garganta comenzaba a carraspear a causa del frío y la gran práctica del italiano.  Afortunadamente está vez no debía de teñir mi cabello.  Tomé la mano de mi esposa y le dí un ligero apretón en forma compresiva, bien sabía que ella no estaba completamente segura acerca de la misión. En su cabeza seguramente estarían pasando sentimientos de toda índole… desde los más macabros hasta los finales felices. Quisiera poder pasarle un poco de mi frialdad, pero la amo tal cual como es ahora mismo. — Tranquila… — Murmuré con dulzura sobre su oído y deposité un pequeño beso sobre la comisura de sus labios. Ella sabía más que nadie de lo emocionado que estaba por ir a Croacia.

Pido una copa de vino apenas nos asignan nuestros asientos y como ya es de madrugada trato de relajarme lo suficiente como para no sufrir de una terrible claustrofobia. De repente… ella comienza a cerrar lentamente sus ojos y se deja caer en los brazos de Morfeo, mientras yo, loco testarudo aún lucho contra el sonido del motor. Acaricio lentamente su mejilla y la tapo con una de las sábanas que hace unos minutos atrás nos alcanzo la azafata.
Tomé mi “diario intimo”, un pequeño libro de cuero color marrón que me recuerda día a día que aún estoy vivo. Es que es… de alguna manera un gran recordatorio de vida para saber todo lo que soy y lo fui. Mordisquee mi labio inferior mientras observaba por la ventana y comencé a escribir:
Anoche estábamos tumbados en la cama, viendo televisión y platicando sobre cosas que pasaron durante el día con ojos nublados y entreabiertos hasta que la conversación se volvió unilateral. Entonces volteé y tenías la cabeza inclinada hacia mi lado de la cama con la boca ligeramente abierta y el celular había resbalado unos centímetros de tu mano. Lo tomé, lo coloqué sobre la mesita de noche y traté de acomodar la almohada debajo de tu cabeza para que no te lastimaras el cuello, pero despertaste sobresaltada y dijiste: “no estoy dormido”. Pude ver los golpes mentales que te diste en la cara para mantenerte despierta y seguir escuchándome hablar. Entendí que valías todos los cuadernos que he llenado de escritos para ti. Finalmente, a las 2 am, perdiste contra el sueño y pude pensar en la suerte que tengo y en lo mucho que me gusta que te quedes dormida primero que yo. Solo espero… no perderte en este viaje”.  Y dejando pequeños rastros de mis suspiros en el cristal de la ventana… yo también me deje invadir por los sueños.

Alrededor de las diez en punto, un aviso del piloto comenzó a sonar por el altavoz y supe que ya sería de momento de aterrizar. Me acerqué a Bianca depositando pequeños besos sobre su frente y amarré su cinturón hasta que nuevamente ella  recuperaba su postura. —Bienvenida a Croacia. — Dije con un tono bastante entusiasta mientras me volvía a mi asiento y hacia la misma acción conmigo mismo. — Aquí empieza lo divertido, Bianca . — Agregué con un tono italiano que debería comenzar a adaptar por el resto de nuestra estancia en el lugar. Pasé mi brazo encima de sus hombros y la acerqué a mi para que pudiese ver por la ventanilla. — Mira que bonito. — Susurré maravillado al ver lo que sería nuestro nuevo hogar. Parecía un niño con juguete nuevo… mientras tanto podía sentir la tensión de mi amada como si entraramos por las puertas del infierno
Ian S. Benedetti
avatar
Mensajes :
12

Puntos :
19

Fecha de inscripción :
28/02/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Home, sweet home [Bianca]

Mensaje por Bianca O. Gervasi el Dom Mar 01, 2015 6:14 pm

Observé el pasaporte junto con el resto de documentos de identidad, Bianca Olimpia Gervasi, italiana y periodista, nada que ver conmigo, lo prefería, no me gustaba en las misiones tener nada que pudiese ser enlazado a mi vida real por lo que agradecía el esfuerzo dedicado a construir nuestras identidades aunque me parecía un fastidio tener que llamar a Sebastian por otro nombre, era una de las pocas cosas que se me hacía cuesta arriba. Por suerte esta vez no habíamos tenido que hacer ningún cambio físico, todavía tenía jaquecas con solo pensar en las gruesas lentillas de color miel que había usado en la última misión que hicimos...
No fue hasta que noté el apretón que Ian le dio a mi mano que guardé los documentos y alcé la vista hacia sus ojos, mi marido parecía excitado con la misión que teníamos por delante, él siempre tan positivo, era como un niño al que le decían que iban a llevar a Disneyland, sabía que él podía percibir mi preocupación de la misma forma que yo percibia su emoción pero aun así compuse una amplia sonrisa en mis labios fingiendo que no entendía a qué se refería al decirme que estuviese tranquila. No quería contagiarle mi negatividad.
- Estoy bien, son como unas vacaciones, ser periodista es un verdadero chollo, lo duro te toca a ti.-Cerré los ojos unos breves instantes disfrutando del ligero roce de sus labios, lo cierto es que me daba miedo aunque por supuesto no lo admitiría delante de él ni de nadie. Ambos íbamos a tener trabajos difíciles, el suyo porque estaría en el centro de todos los líos y si lo descubrían... solo de pensarlo se me erizaba el vello de la nuca y el mío porque evidentemente una periodista en un régimen autoritario difícilmente puede acabar bien.
Por primera vez tenía miedo de perderle, era como si los malos presagios se hubiesen instalado en mi cabeza para tratar de desequilibrarme.

Apenas pude mantener los ojos abiertos una vez en el avión, me sentía pesada después de un día lleno de instrucciones, incluso tenía un leve dolor de cabeza por lo que, en cuanto estuve acomodada en el asiento me quedé profundamente dormida, Dios sabía cuándo volvería a dormir tan plácidamente sin miedo a ser descubierta. Estuve sumamente dormida gran parte del viaje por no decir que entero, me supo mal cuando Ian me despertó con pequeños besos depositados sobre mi frente con amor, debería haber comentado con él nuestras nuevas identidades para habituarnos a ellas, acaricié su mejilla nada más despertar y me acomodé en el asiento mientras él se ponía el cinturón.
Sonreí a su acento italiano y aclaré mi garganta para poner en práctica el mío.- Nuestro nuevo hogar, amore.-Susurré evitando transmitirle mi pesimismo, era tan entusiasta... una de las cosas por las que me había enamorado de él.- Es un lugar precioso.-Dije mirando a través de la pequeña ventanilla del avión, el lugar era cierto que tenía una belleza casi extinguida, antiquísima, pero no podía verlo como algo hermoso, me sentía más como si fuese una condena.
Cuando el avión aterrizó noté un apretón en el pecho.
Todo va a ir bien, Bianca. Me dije a mí misma tratando de convencerme.
Bianca O. Gervasi
avatar
Mensajes :
11

Puntos :
14

Fecha de inscripción :
28/02/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Home, sweet home [Bianca]

Mensaje por Ian S. Benedetti el Jue Mar 05, 2015 8:38 pm

Por suerte no nos retuvieron demasiado tiempo dentro del aeropuerto, por lo que se podría de ser que habíamos tenido un vuelo bastante satisfactorio. En el ingreso, nos esperaba un muchacho de traje negro con un cartel : “Familia Benedetti”, que aunque al principio me había sonado  un tanto gracioso eso era en lo que definitiva éramos… una familia.  Tomé la mano de mi esposa y me introduje en el automóvil blanco, donde amablemente nos dirigieron en dirección hacia nuestro hogar. Ahora mismo era que podía sentirme un poco más tranquilo. Pesé a que jamás lo admitiría en público, cada vez que me subía en un avión lo único que podía sentir en mi interior era pánico. No estaba acostumbrado a lugares cerrados, ni muchos menos que me privaran de mis necesidades biológicas dentro de una cabina.

Hogar, dulce hogar. — Murmuré al ver por la ventanilla que ya habíamos llegado a la casa que nos había sido asignada. Tenía un aspecto bastante hogareño y clásico. Al que cualquier matrimonio que llegara directo desde de Italia podría tener acceso. Colaboré con las maletas que se encontraban en baúl y comencé a caminar en dirección hacia la entrada principal. Si mal no recordaba, Bianca debería tener el acceso de la llave, por lo que ni me moleste siquiera en darle la orden.  Probablemente si la dejaban a mi cargo hubiese terminado extraviada en un gran rejunte de ropa y armas. Al ingresar todo estaba completamente decorado a nuestro gusto y las gavetas estaban llenas de alimentos. Punto a favor por ser espía de una organización secreta: nunca debes preocuparte por la organización de tu casa cuando hay gente que lo puede hacer por ti. Fruncí levemente mi boca, percatándome que me habían seguido nuestras indicaciones al pie de la letra. Si mal no recuerdo, había aclarado con unos cuantos días de anterioridad al viaje que quería que la cocina fuese completamente blanca ¡Y allí lo tenía! — Bravo… hasta que me hicieron caso con lo de la cocina. — Dije en dirección hacia el micrófono que nos asignaban solo para casos de emergencia y que claramente yo utilizaba para mis travesuras. Pude escuchar pequeñas carcajadas del otro lado y me reí junto a ellos. Posterior apague todo tipo de tecnología dispuesta en mi puesto. Seguramente ellos tendrían cámaras de seguridad bordeando todo el vecindario, por lo que no era necesario que me sigan restringiendo de mi privacidad.

Me dirigí en dirección hacia la muchacha, rodeando mis brazos alrededor de su cintura mientras dejaba un pequeño recorrido de besos en lo largo de su cuello. Con cada pequeño contacto podía impregnarme del perfume de la mujer de mi vida. —Creo que podríamos probar la cama ¿no? — La ultraje mientras posicionaba mis manos sobre su abdomen de forma traviesa y dejaba pequeñas caricias traviesas.
Ian S. Benedetti
avatar
Mensajes :
12

Puntos :
19

Fecha de inscripción :
28/02/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Home, sweet home [Bianca]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.