ÚLTIMOS TEMAS
EN LINEA
CRÉDITOS
NOTICIAS
Últimos temas
» Cierre de temas
Lun Oct 10, 2016 8:41 pm por Lolo

» La primera impresion es la mas importante... (Slaven)
Mar Sep 13, 2016 4:47 pm por Slaven Krulčić

» PearlHook University [Normal]
Jue Jun 25, 2015 10:26 pm por Invitado

» The Sound Of Wind - Normal
Lun Jun 08, 2015 3:59 pm por Invitado

» Expedientex {Elite REABIERTO!
Mar Mayo 26, 2015 9:17 am por Invitado

» ¿Se ha muerto?
Lun Mayo 25, 2015 3:38 pm por Františka Von Metzger

» Jugando con la primavera [Darko M. Corluka]
Dom Mayo 10, 2015 4:27 am por Darko M. Corluka

» Colegio Santa Clara Rol - Élite
Jue Abr 30, 2015 7:49 pm por Invitado

» Precious Graphics [afiliacion normal]
Dom Abr 12, 2015 10:16 pm por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 24 el Vie Feb 27, 2015 10:12 pm.
Las imágenes, las tablas y el Skin fueron hechos exclusivamente para Dubrovnik. Todo el contenido escrito fue realizado por la Administración de este foro. Agradecemos a Glintz por su ayuda y sus tutoriales, a Tympanus por la base de códigos para realizar las pestañas en el header.

¡¡Gracias Invitado por unirte al foro!!
Ɵ ¡Apertura del foro! 25/02
Ɵ ¡Primera limpieza próximamente!
Ɵ Noticia 00/00
Hermanos
(5/6)
Afiliados Elite (Cerrados)
(48/48)
The New York City KNOCKTURN ALLEY 1zp6r0z.jpg Image and video hosting by TinyPic Expectro Patronum Second star to the right
Directorio
(4/6)

Act like a Lady, think like a boss. ➳ Nathan J. Briggs.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Act like a Lady, think like a boss. ➳ Nathan J. Briggs.

Mensaje por Soleil C. LeBlanc el Miér Mar 04, 2015 7:13 pm

Dió un golpe fuerte al típico saco rojo de boxeo y se quejó. ¿Desde cuando estaba volviéndose toda una debilucha? Antes de viajar a Dubrovnik se la pasaba en los gimnasios practicando golpes, endureciéndose más, pero nunca se pasó de la raya con el exceso de músculos, a decir verdad no le parecía realmente bueno que una mujer sea bastante llamativa en ese aspecto, por lo que se dedicaba a mantener su figura y seguir siendo lo femenina que era con unos cuantos trucos cuando se encontraba en problemas. Era delgada, alta, a pesar que no se podía escabullir, lo rápido en que viajaban sus pensamientos la ayudaban a escapar sin problemas. Nadie podía dudar que Soleil era la mujer más codiciada para juntar información, pero no salía nada barato tener su servicio. A pesar que la Seguridad Nacional tenía la exclusividad, Soleil hacía valer la prioridad de los 0, quién llene el cheque de ellos sería el que más rápido tendría lo que solicitaba. De igual manera si no conseguía volver a refrescar su memoria con rudeza y frialdad no podría cumplir todas sus metas y estar más cerca de sacar a su padre de la cárcel. Inhaló con profundidad y se alejó tan solo dos pasos con su mirada fija al objetivo, estaba transpirada y cansada, pero no pararía, no hasta obtener los resultados que  creía coherentes obtener. Ya había hecho algunos minutos de cinta, bicicleta estática y máquinas, pero esta era la parte que más le interesaba, entretenía y gustaba pero era verdaderamente frustrante no obtener lo que esperaba.

Llevó el aire a su estómago y levantó la pierna dejando una patada al costado del saco mientras rotaba el cuerpo y quedaba de costado, pero nunca evitando mirar su objetivo. Nunca le des la espalda al oponente. Repitió la serie al menos unas cinco veces más, mientras pensaba lo poco que recordaba sus entrenamientos y recalculaba, acomodaba horarios y días para volver a correr como siempre lo había hecho. Soleil tenía muchas obsesiones, entre ella estaba el ejercicio y actualmente su trabajo. Tenía muchas cosas encima, más de lo que había esperado pero necesitaba el dinero con urgencia, la información con la que la estaban chantajeando ya no podía esperar más y debía comprarla, tal vez sea la pieza fundamental para poder liberar a su padre. Cerró los ojos y llevó las manos a su cintura mientras inhalaba con profundidad por la nariz y soltaba lentamente el aire por la boca. Debía parar un poco, el dolor de cabeza la estaba consumiendo poco a poco, pero no estaba ni en sus peores planes. Observó a los lados y notó que todos comenzaban a irse, estaba al borde del cierre del lugar a penas por unas contadas horas y ni siquiera le importaba, la castaña no tenía familia, perro, ni pareja a quién visitar luego de un día realmente abrumador, por lo que gozaba de la libertad que tanto la caracterizó pero que en parte la asustaba ¿sería así por siempre? Buscó con la mirada el bolso para buscar agua pero su inconsciente le ganó y cuando menos se lo esperó comenzó a practicar unos 'Jabs' suponía que la sacarían antes de cerrar las puertas del local.
Soleil C. LeBlanc
avatar
Mensajes :
60

Puntos :
105

Fecha de inscripción :
25/02/2015

Edad :
27

Localización :
Detrás de ti.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Act like a Lady, think like a boss. ➳ Nathan J. Briggs.

Mensaje por Nathan J. Briggs el Miér Mar 04, 2015 9:22 pm

El día había pasado rápido, no hubo llamadas importantes afortunadamente, nada de incendios grandes, solo algunos descuidos de cocina. Veinticuatro horas dentro de la estación, cuarenta y ocho fuera. Ese era el horario que los bomberos en rescate manejábamos. Necesitaba quemar un poco de energía, irme a mi casa no iba a solucionar eso, pasar un buen rato en el gimnasio era una buena idea, guantear un poco, ducharme y luego, dependiendo de mis ganas, quizás ir a tomar algo por ahí.
Llegué a casa y me tiré un rato en el sillón, era uno de esos momentos en los que te colgás mirando hacia ningún lado, que quizás pasan veinte minutos y no lo notaste. Tenía momentos en los que recordaba y no hacía más que eso. Una cadenita de oro y plata, colgando del cuello desde hacía tantos años, que al tocarla instantáneamente pensaba en ella. Me servía como amuleto, si es que realmente esas cosas existen, y desde que peleaba o simplemente estaba en el cuerpo de rescate de bomberos, nunca había tenido un accidente. Llamenlo como quieran, no me lo iba a quitar jamás. El tiempo seguía pasando y la oscuridad iba cubriendo el cielo. No podía perder más tiempo, armé el bolso con guantes, vendas y todo lo necesario.

La idea era descargar, si tenía que terminar sin poder levantar los brazos así sería. Una entrada en calor rápida era más que suficiente para lo que iba a hacer. Agarrar la bolsa más pesada, colgarla y golpearla. Aprovechar que a esa hora la gente ya era mucho menor a la de otras horas, sin nadie que pudiera molestar, al menos eso era lo que creía. Una mujer entrenando y a esa hora, algo poco usual, pero no me interesó. Ella estaba en su mundo y yo en el mío, y mientras se mantenga así iba a estar todo bien. No iba a entrometerme en sus asuntos, pero de la forma en la que estaba golpeando iba a terminar lastimándose, no sabía si era mi deber decirselo, que ella piense que me la quería ligar, o si la dejaba que haga lo que quiera, a fin y al cabo no me iba a cambiar en nada.

Golpe tras golpe, derecho, upper, gancho. Los minutos pasaban y con cada golpe aumentaban mis ganas de golpear, más, y más. El entrenamiento intenso era el secreto para poder mejorar. Una hora a tu cien por ciento era mucho mejor que tres horas a un cincuenta. La intensidad era lo más importante. Podía ver como en las máquinas cada vez había menos gente, la noche seguía su rumbo y el mundo no se detenía por nosotros. Paré unos cinco minutos, me quité los guantes y fui a comprar algo para beber, una bebida hidratante iba a ser lo ideal. Cuando volví a la bolsa, me senté en el banco. Con las vendas puestas y los guantes a mi lado, detuve mi mirada en la mujer que estaba entrenando, sin razón, simplemente ella estaba allí, en ese lugar, mientras yo pensaba.
Nathan J. Briggs
avatar
Mensajes :
17

Puntos :
16

Fecha de inscripción :
03/03/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Act like a Lady, think like a boss. ➳ Nathan J. Briggs.

Mensaje por Soleil C. LeBlanc el Jue Mar 05, 2015 12:16 am

A pesar de todo suponía que lo que hacía no era lo correcto, nada que tenga que ver con la moral, ni con los 'principios' que su familia inculcó en ella. La mentira, violencia y ambición nunca estuvieron en la mirada de sus padres cada vez que observaban a Soleil crecer, en ella depositaron sueños, cariño y amor, ¿Dónde había quedado todo eso? La castaña dió otro golpe seco al saco mientras fruncía el ceño, todo había muerto cuando ellos aparecieron, ¿venganza? tenía tantas ganas de arruinar la vida de cada uno y mandarlos a la cárcel hasta que se pudran dentro, pero se contuvo de gritar sólo por la sensación de sentirse en compañía y por la cordura. Soleil siempre fue una mujer bastante terca, excedía los límites mundiales de la estupidez con sus decisiones apresuradas en la vida, tal vez una de ellas fue inscribirse en las Fuerzas Armadas de Francia y capacitarse toda la vida por un objetivo que no era menor, claramente, pero se sentía cargada con esa presión de querer liberar a su padre y mostrar la verdad. Tenía sobre ella un gran peso, pero que sola se lo colocó en sus hombros y no pararía hasta encontrar la verdad de los hechos.

Tuvo un período de culpa, ese sentimiento que oprime el pecho y no te deja respirar, por eso enfrió más la mente, trató de quitar los sentimientos del camino pero Dubrovnik era su peor pesadilla, no sabía exactamente porqué pero sentía grandes sentimientos por muchas personas que encontró como Fran que pasó de ser su socia a una persona con la cual podía salir de fiestas, Leo quién encontró un no sé qué de protección, de cuidarlo siempre sin siquiera tener la obligación de hacerlo. Todo era demasiado complicado como para entenderlo en una simple noche. Dió un golpe más y se quejó, esta vez sí de dolor. Cerró los ojos con fuerza e inhaló con profundidad mientras apoyaba débilmente la frente en el saco, -para no caerse- y suspiró. Sentió como sus músculos le obligaban a parar pero su mente le gritaba una vez más que debía seguir. Llevó las manos a su cabello despeinándose un poco de la bronca que llevaba encima, de las ganas de gritar que le cortaban la garganta pero que debía callar, no había otra opción, levantó la cabeza y lo primero que pudo observar fue la mirada de otro hombre, soltó un suspiro con mucha bronca interna y pronunció: -¿Qué miras? -Soltó una risa irónica.- ¿Acaso te divierto? -Rodeó los ojos y se dió la vuelta en busca de su bolsa para sacar un poco de agua.- Es el colmo, ahora también soy payaso.
Soleil C. LeBlanc
avatar
Mensajes :
60

Puntos :
105

Fecha de inscripción :
25/02/2015

Edad :
27

Localización :
Detrás de ti.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Act like a Lady, think like a boss. ➳ Nathan J. Briggs.

Mensaje por Nathan J. Briggs el Jue Mar 05, 2015 1:05 am

Cuando uno es bombero, ve todo tipo de cosas, de gente queriendo sacar provecho de su seguro, de idiotas con cigarrillos encendidos quedándose dormidos o simplemente accidentes, pero cuando estás entrando en un edificio bañado en llamas, eso queda para después. No puede haber error, porque una mala desición, un mal paso puede costar una vida, ya sea tuya, la de tu compañero, o la de las personas a quienes intentás rescatar. Hacía tiempo había tenido una de esas llamadas, en las que el humo se torna negro mientras revisás los pisos en busca de personas, en las que se puede escuchar al jefe del batallón diciéndonos que salgamos urgente de ahi, pero uno no quiere hacer caso. Siempre pensando que tenés treinta segundos más, veinte, lo que sea, para poder rescatar gente, pero no es así. Mis pensamientos se basaban en eso, pero no solo en el cuartel, sino esos segundos en los que todo sería diferente, en los que ella podría estar conmigo, en Nueva York, con nuestra mascota y álbumes llenos de fotos de viajes juntos, pero nada de eso servía, de las formas en las que lo podía imaginar, no existía realidad que la hiciera volver. Perdí la noción del tiempo mientras miraba a la mujer frente a mi, perdido entre mis pensamientos todo lo cortó su voz.

No podía evitar sonreir cuando me habló, quizás si era un payaso, eso explicaría la forma en la que golpeaba, o en la que sus desprotegidas manos se lesionarían por no vendarse la muñeca. Hice un suspiro largo, para volver al mundo real. -Hacía tiempo no veía a alguien golpear así- le dije, con un poco de arrogancia, ella podía interpretar lo que quisiera. ¿Bueno o malo? me podría divertir un poco viendo que tal. Le di otro sorbo a la botella y mandé otro bocadillo. -No recomiendo golpear la bolsa con la cabeza, pero si insistes, tengo aspirinas.- Su cara estaba hecha especialmente para sonreir. Tenía una mirada desafiante y su pelo...digamos que estaba entrenando y se adaptaba a la situación. No era usual ver a una chica a esa hora y mucho menos guanteando, me preguntaba que hacía ahí, especialmente porque la noche no era la mas bella para una mujer del estilo que aparentaba.
Nathan J. Briggs
avatar
Mensajes :
17

Puntos :
16

Fecha de inscripción :
03/03/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Act like a Lady, think like a boss. ➳ Nathan J. Briggs.

Mensaje por Soleil C. LeBlanc el Jue Mar 05, 2015 2:53 am

Pestañeó varias veces ante sus comentarios, se guardó varios de los suyos para no hacer de una pelea una guerra, no era su intensión, al menos hasta el momento, no estaría bien dejar a un hombre que ni conocía en el suelo, luego levantaría sospechas y su estadía en Dubrovnik estaría arruinada por un estúpido error que no tuvo la valentía de afontar bajando al menos cuatro cambios y respirando con profundidad.- Ja, ja. Qué divertido. -Pronunció con ironía. Se estaba dejando llevar por la bronca, por el odio y las ganas de correr por el mundo sin que nadie la detenga. Aquel joven se estaba por comer todas las palabras con veneno que saldrían de los labios de Soleil, la cual no tenía pelos en la lengua y los filtros no eran parte de ella. A pesar del cansancio aún tenía energía reservada para pelear.- ¿Tú lo puedes hacer mejor? -Preguntó mientras alzaba su bolso, luego de caminar al otro extremo del local y sacar el agua mineral que traía siempre con ella. Tomó un sorbo, se sentía realmente cansada aunque no lo desee admitir.- Pues muéstralo.

No había situación en la que la castaña no tomara provecho. Su cabeza maquinaba a mil por hora mientras escuchaba lo que el joven decía, ¿Acaso no era obvio? ¿Por qué razón Soleil deseaba ver los movimientos de él siendo un completo desconocido del cual si quiera trabajaba dónde ella y menos su especialidad?. Aunque no lo sabía. La respuesta era demasiado obvia para la castaña, si él se admiraba solo pues algo tendrá, ¿no? Seguramente boxeaba genial y le dará cátedra a la joven pero ella no se sentiría avergonzada, todo lo contrario, estudiaría sus movimientos, los aprendería y luego reproduciría cuando fuese necesario. Soleil aprendía a los golpes. Dejó la botella a un lado de su bolso y volvió a caminar hacia el saco de boxeo, desvió la mirada hacia un costado y pudo notar, por primera vez, que él tenía colgado el suyo, una sonrísa altanera se dibujó en su rostro y enarcó una ceja observándole.- Tú dime, el tuyo o el mio. -Y fue ahí, cuando quiso señarlar que sintió el dolor y el ardor en sus manos. Prefirió entrenar a lo duro, salvaje, pues los guantes no la acompañarían en sus misiones. Disimuló el dolor y tan solo siguió sonriendo de forma burlista.
Soleil C. LeBlanc
avatar
Mensajes :
60

Puntos :
105

Fecha de inscripción :
25/02/2015

Edad :
27

Localización :
Detrás de ti.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Act like a Lady, think like a boss. ➳ Nathan J. Briggs.

Mensaje por Nathan J. Briggs el Jue Mar 05, 2015 3:39 am

No podía evitarme sentirme desafiado con las palabras de esa mujer. Por supuesto que yo lo hago mejor, hace más de diez años que lo vengo haciendo, aunque no era algo que a ella le interesara. Quizás hacerme el desentendido y tomarla como un trato hostil era lo correcto. Me causaba gracia verla enojada, si esa es la palabra correcta. Era una niña gruñona y eso le daba la diversión apropiada al momento. -Quizás si, depende de que tan mal lo hagas vos.- Si..definitivamente no debí decir eso. Lo único que iba a lograr era hacerla enojar de verdad, y arruinar la diversión, pero ya habíamos llegado lejos. Era toda una mujer adulta, confiaba en que si se enojaba, lo iba a poder superar, y en el peor de los casos, nada que un cachetazo al completo desconocido, alias Nathan, no pueda solucionar. Me levanté, dejando de lado la botella y agarrando los guantes. Catorce onzas de cuero en mis manos, ¿todo para qué? para demostrarle a una niña como tiene que hacerlo antes de que termine lastimándose. ¿Quería pelearle a la bolsa sin vendas? Así le iba a ir. -El mío va a estar muy duro para vos si no te cuidás las manos, pero si te sentís tan confiada...- Una pequeña provocación, no muy inteligente, pero ella quería jugar con fuego, y se iba a quemar, irónico que sea bombero.

Me gustaba su mirada cuando me hablaba, toda una peleadora, quizás estaba aburrida, quizás simplemente quería divertirse, ese ya no era mi problema. -Intentá esto...- le dije mientras le daba una pequeña muestra de combinación de golpes. La pesada bolsa se balanceaba de lado a lado mientras yo esquivaba y golpeaba. -No golpees la bolsa cuando está yendo hacia vos.- Eso sería algo realmente estúpido de hacer, una bolsa de una buena cantidad de kilos, viniendo hacia vos, con relleno pesado o la tumbaría en el piso o la esquivaría, no sabía por cual apostar. -Podés agregarle más golpes en la ida si te sentís con velocidad y fuerza suficiente.- Las clases de boxeo habían comenzado, quería ver si realmente tiene lo que se necesita para ser un buen boxeador. Quería ver esos golpes secos jugueteando con el saco, de aquellas manoss.
Nathan J. Briggs
avatar
Mensajes :
17

Puntos :
16

Fecha de inscripción :
03/03/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Act like a Lady, think like a boss. ➳ Nathan J. Briggs.

Mensaje por Soleil C. LeBlanc el Jue Mar 05, 2015 4:15 am

"Qué tan mal lo hagas vos" ¿Era broma? Se limitó a reir entre dientes y negar con la cabeza mientras provechaba a morder ligéramente su labio inferior, debía contestar de forma sultil, tranquila, pero evitar hacerlo iba hasta en contra de sus principios. Negó con diversión y aprovechó a cruzarse de brazos mientras lo seguía con la mirada.- Depende que no seas tan gallina, que en vez de hablar actúes un poco más. -Le apuró y esbozó una pequeña sonrisa ladina, tal vez no era la mejor respuesta pero el simple hecho que las cosas salgan de la forma que esperaba le resultaba bastante interesante, al menos hasta conseguir lo que esperaba. Sus nudillos ardían, pero poco le importaba el malestar que los mismos causaban, Soleil era terca y masoquista al mismo tiempo, la perfecta combinación que podía llevarle a un buen hospital. Bufó y observó sus guantes evitando esbozar una media sonrisa burlona, aquel hombre sólo luchaba por hobbie, estaba segura y no lo cuestionaba, a decir verdad era la típica actividad que los jóvenes rudos querían practicar, más nunca se imaginarían que en la realidad los guantes no existen. La vida no es un campo de rosas. se aguantó las infinidades de cosas que desería gritarle por el simple hecho que debía evitarse problemas y ser invisible. ¿A esto se llamaba ser un cactus, Soleil?. Se limitó nuevamente a reir entre dientes.- Tranquilo, 'guantes'. No es la primera vez que lo hago. Los guantes no sirven para nada. -Y estaba en lo más cierto.

Se acercó un poco más para observarlo bien, de costado, revisar sus movimientos, sus golpes, el destino de sus puños y comenzó a calcular la fuerza que había empeñado, definitivamente el joven sabía lo que hacía. Elevó tan solo un poco el mentón dándose aires de superioridad, fallaría tan solo por más lecciones. Todo tenía su beneficio, no por tonterías no se daba la vuelta y se iba. Se acomodó y observó el saco. Era tiempo. Comenzó con golpes rápidos, no tanto como el joven le había demostrado, pero tal vez llegaba a asombrarle, ¿Quién sabe? La.agilidad de Soleil significaba años de prácticas tiradas a la borda con el trabajo de "oficina" de Dubrovnik. Pero a los pocos mi minutos sus brazos no rindieron más, sentía el cansancio, el peso de los mismos que tan solo le obligaron a parar mientras su respiración aumentaba. Era demasiado.- Entendido, ¿Qué más sabes hacer? -Desvió la mirada hacia él y dio algunos pasos hacia atrás, le sirvió, quiera o no, como escusa para seguir con sus dichosas clases.
Soleil C. LeBlanc
avatar
Mensajes :
60

Puntos :
105

Fecha de inscripción :
25/02/2015

Edad :
27

Localización :
Detrás de ti.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Act like a Lady, think like a boss. ➳ Nathan J. Briggs.

Mensaje por Nathan J. Briggs el Jue Mar 05, 2015 5:16 pm

No pude evitar reir cuando me dijo "guantes". Se la veía confiada, y eso le iba a costar, al menos conmigo. No podía ir por ahi dando golpes a un saco de box sin protección, cualquier persona con dos dedos de frente lo sabe. Es completamente distinto a golpear a una persona. Vaya que yo sabía de eso, boxeo por más de diez años, federado y exhibiciones. ¿Qué iba a saber esta mocosa de mi vida o de como realmente es una pelea? Y en el caso que así sea, su arrogancia le iba a costar más de una lesión. No importa que tan bueno seas, no importa que tan duro pegues, si vas a lesionarte que sea por una pelea de verdad, no por querer ser el pez gordo en el estanque pequeño, acá no había nada que demostrar. No importaba, no iba a ser su niñero, como había pensado antes, ya es una mujer grande para cuidarse por si misma, y no iba a andar rogándole que tenga cuidado. - Bueno, ya que sabés la práctica te voy a enseñar la técnica. Tu mano más hábil es la que menos vas a usar, así que la vas a dejar detrás, cubriendo tu rostro. - Le dije mientras le mostraba como pararse, acomodando su cuerpo. -Bien, tu mano menos hábil será para medir, de esta forma tu mano más fuerte siempre será la que marque la diferencia en un buen golpe.- Boxeo básico, lo que aprendí cuando tenía catorce años. Después de tanto tiempo, uno hace estas cosas de reflejo. Podía ser buena estudiante, pero en la práctica uno no piensa cada cosa que aprende acá, las tiene que asimilar. No pensaba que iba a aplicarlas en la calle tampoco, y mucho menos en una pelea. Sería bastante...gracioso pensar que termine siendo una busca pleitos, no podría imaginarlo.

El tiempo iba pasando, y cada vez menos gente en el gimnasio, quizás una o dos personas en las máquinas, incluyendo al instructor que ya se había puesto a hacer su propia rutina, como era de costumbre, como hacían todos los preparadores físicos, al cerrar. No tenía noción del tiempo, podía haber pasado diez minutos o una hora con la rubia, pero no tenía intenciones de terminar. Me estaba divirtiendo y hacía mucho no hacía el papel de instructor para niños, todo eso había quedado en "la gran manzana".  Me volví hacia el banquillo a beber otro poco de aquella bebida, sin dejar de observar a la mujer, a su postura, a su cuerpo, a sus desnudas manos con los nudillos rosas oscuro. Tenía todo lo que se necesita para ser una boxeadora de salón, actitud y ganas de aprender eran lo principal, pero si no podés aguantar los golpes arriba del ring, de nada servía tu voluntad, siempre hay alguien con más que vos, con más hambre de victoria. Aquellos que devoraban los minutos arriba del cuadrilátero, que contra las cuerdas explotaban su defensa, su agilidad, o su ira y enojo. Todos teníamos algo de eso. -Mostrame lo que te enseñé, alrededor del saco, ¡Vamos, vamos! - Me acerqué y continué viendo su técnica, su mirada hacia la bolsa, y escuchando su respiración mientras los puños acestaban golpes secos.
Nathan J. Briggs
avatar
Mensajes :
17

Puntos :
16

Fecha de inscripción :
03/03/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Act like a Lady, think like a boss. ➳ Nathan J. Briggs.

Mensaje por Soleil C. LeBlanc el Vie Mar 06, 2015 1:42 am

Y fue así, se cumplió lo que esperaba. El joven, del cual ni siquiera sabía su nombre, comenzó a ayudarle y enseñarle lo que Soleil quería. A decir verdad, eran consignas que ya había estudiado, practicado y utilizado en los últimos años, pero pelear era algo que tenía que hacerse todos los días, debía estar en forma. Su trabajo lo solicitaba, tal vez no el de Nat que era bastante fácil, pero si el resto. La salida con Fran la hizo recapacitar bastante de su estado de ánimo y entrenamiento, debía dejar de bromear y comenzar a trabajar duro, sin fiestas de por medio. No tenía que dejar que la ciudad la descarrile. El objetivo estaba claro y deseaba llegar a él no antes posible para poder visitar a su madre y ver nuevamente a su padre. Le observó y le copió, a los pocos segundos obedeció y empezó a golpear el saco con fuerza y con bronca encima.

'¿Qué hora sería?' Se preguntó Soleil entre sus pensamientos mientras sus golpes comenzaban a ser cada vez más lentos y poco correctos, pero no le importaba, no quería parar, ni siquiera sintiendo sus músculos doler, como el cansancio la consumía y sabiendo que en pocos minutos su cuerpo comenzaría a fallar. Inhaló con profundidad en cada golpe que sus nudillos daban contra el áspero saco aguantando el dolor, mentalizando en el mismo y odiando su vida. Lamentaba muchísimo mentirle a su madre, sentía más culpa y aumentaba todas las noches cuando al llamarla oía su voz de orgullo mientras le preguntaba qué tal la universidad de Medicina. Si tan solo supiera que su hija se estaba entrenando para matar sin pensar en el otro, vivir sin felicidad y sin cariño. Su niña se había ido. Fue la voz del ajeno el que le brindó una escuza más para no acabar. Golpeaba cada vez más fuerte mientras sentía ira. Se odiaba a ella misma. La respiración se volvió más agitada, sus músculos respondían automáticamente mientras su cabeza no dejaba de pensar. Temía ya no tener alma.

Remató con un último golpe más fuerte que los otros usando su mano izquierda y fue allí donde sintió todo. Gritó de dolor cuando el ardor comenzó a expandirse por su muñeca e inhabilitándola a golpear, rápidamente por simple reflejo se tomó la muñeca con su mano libre y se alejó unos pasos de la posición inicial. Dolía, mierda que dolía.- No, no. -Se quejó mientras oprimía la zona como una estúpida forma de calmar el dolor. Ni siquiera volvió a pensar, su cuerpo la había tomado desprevenida.- Esto no tenía que pasar. ¡Mierda! -Inhaló con profundidad, el dolor se estaba volviendo insoportable pero no podría hacer nada si no se calmaba.
Soleil C. LeBlanc
avatar
Mensajes :
60

Puntos :
105

Fecha de inscripción :
25/02/2015

Edad :
27

Localización :
Detrás de ti.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Act like a Lady, think like a boss. ➳ Nathan J. Briggs.

Mensaje por Nathan J. Briggs el Vie Mar 06, 2015 6:16 pm

Lesiones...exactamente lo que me temía en ese momento. Siempre era una situación horrible el tener que sufrirlas, directa o indirectamente te afectan en todo, un pie esguinzado es una tortura el día siguiente al incidente. El intentar levantarse de la cama, todo dormido y con el músculo frío, no se lo deseo ni a mi peor enemigo. Depender de un par de muletas para poder caminar, o a veces de otra persona. "Afortunadamente" si se puede decir de esa forma, una torcedura de mano si bien era común en este tipo de actividades, siempre era tiempo de recuperación, por lo tanto es tiempo perdido en el que no podés destacarte para entrenar. Una verdadera lástima.

Escuché las quejas de la rubia y fui a intentar auxiliarla. -Dejame ver.- le dije mientras intentaba agarrar su mano sin mucha fuerza. A diferencia del pie cuando entrenás, una torcedura en la mano es mucho peor si no está vendada. ¿Por qué? Porque el músculo se enfría mucho más rápidamente que si es en un tobillo todo vendado y con los cordones obviamente atados fuertemente. Dentro de unos veinte o treinta minutos, si es un esguince, no iba ni siquiera a poder torcer la mano. Estaba entrenando con bolsa pesada, sabía perfectamente que un mal golpe podría ocasionar esto, pero como pensaba antes, yo no era su niñero y ella aceptó entrenar acá.

¿Qué deberíamos hacer? Acompañarla al hospital iba a ser lo correcto, si es que ella quería, pero no lucía como un esguince, apenas un poco hinchada tenía la zona. -Anti inflamatorio, hielo diez minutos cada una hora y no mover la mano va a ser lo mejor para esa muñeca, puedo llevar al hospital si querés sacar placas, pero no se ve como algo más que una torcedura. - No estaba preocupado pero tampoco desinteresado. Era una mujer grande y se podía cuidar sola sin embargo no iba a desaparecer. Si necesitaba mi ayuda la iba a tener, así sea con la cocina o lo que sea.


Última edición por Nathan J. Briggs el Sáb Mar 07, 2015 1:27 am, editado 1 vez
Nathan J. Briggs
avatar
Mensajes :
17

Puntos :
16

Fecha de inscripción :
03/03/2015

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Act like a Lady, think like a boss. ➳ Nathan J. Briggs.

Mensaje por Soleil C. LeBlanc el Sáb Mar 07, 2015 12:21 am

Le permitió que revise su muñeca, ya que la situación logró sobresaltarla. Soleil tuvo lesiones desde su entrenamiento hasta en sus años de servicio, tenía experiencia en ese dolor que a penas le dejaba respirar. La castaña era un poco quisquillosa con esas cosas, cualquier malestar ya lo consideraba una molestia grande y exageraba todo hasta que por fin conseguía algo para calmarse. Una mujer con un carácter demasiado extraño y especial cuando no estaba de ánimos. Inhaló con profundidad intentando relajarse y soltó el aire por los labios para así también calmar sus pulsaciones. Recién allí, con la mente en frío y luego de haberse 'chocado contra la pared' por su acto impulsivo estuvo consciente que mañana sería el peor día de su vida, el dolor invadiría su cuerpo y la limitaría en algunas cuestiones, tal vez no muchas porque a pesar que no era sedentaria en lo más mínimo, era su primer día de entrenamiento intensivo. Sí, Soleil era una idiota. ¿Cómo trabajaría ahora?, ¿Qué le diría a Nat?, ¿Qué le diría a sus jefes? Pues lo obvio, escusas y mentiras pues para eso servía. Con su amiga no sucedería nada, le diría dos palabras y la rubia se convencería de las tontas palabras, pero el resto seguramente Zai se deberá encargar y no lo subestimaba, seguramente el joven haría un buen trabajo, además ella misma le enseñó cosas que él no tenía conocimiento y viceversa. No podía negar que hacían un buen equipo.

Escuchó las palabras del hombre y tan solo asintió, ¿De qué valía discutir cuando el dolor era demasiado? Sabía como tratarse pero aunque quiera negarlo le vendría bien un consejo ajeno de un completo desconocido.- No, gracias, no creo que sea necesario ir al hospital por esto. -Fue allí la primer palabra de amabilidad que salió de la boca de la joven en toda la noche, tal vez el dolor la  volvía un poco más sensible.- ¿Sabes que hora es? -Preguntó alejando su brazo para luego presionarlo con su propia mano en busca de tranquilidad, aunque seguramente aún no le fuera posible. Pestañeó y observó sus bolsos, a lo lejos pudo visualizar como el encargado del gimnasio esperaba los minutos para poder echarnos, ella no quería pasar por esos momentos.- Creo que es hora de irme. -Intentó mover la muñeca pero se quejó de dolor. Serían unos largos días.
Soleil C. LeBlanc
avatar
Mensajes :
60

Puntos :
105

Fecha de inscripción :
25/02/2015

Edad :
27

Localización :
Detrás de ti.

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Act like a Lady, think like a boss. ➳ Nathan J. Briggs.

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.